PLANTAS MÁGICAS

jueves, 14 de agosto de 2014

HISTORIA DE LA FLOR DE LOTO

 
 
La flor de Loto ha sido desde muy antiguo la flor sagrada para egipcios, hindúes y chinos, además de símbolo de la luz.
Sabido es que no solo en botánico sino cualquier observador atento verá como el loto cierra sus pétalos y se sumerge en el agua al atardecer y con la salido del sol las vuelve a abrir y flota sobre las aguas apacibles, al igual que el nenúfar de nuestros estanques. Luego ¿es un nenúfar?

Para el mitólogo Carlos Mendoza "por fin parece haberse descubierto con la mayor certidumbre" que el loto es el nenúfar azul, el Nelumbo Mucífera, perteneciente a la familia de las ninfeáceas, llamado por Herodoto rosa o lirio del Nilo y por Teofrasto 2haba de Egipto". Uno de los símbolos del dios Thot (además del Ibis) era esta flor.

El loto procede de Asia tropical, siendo una planta de gran significación en la religión hinduista y budista. Decíase que la hija de Buda hacia nacer una flor de loto allí donde ponía los pies.

Quizá por realizar este movimiento de arriba abajo y de abajo arriba, las flores de loto hayan merecido ser dibujadas en numerosos templos y silueteadas en mosaicos en una combinación artística con los pétalos abajo y los pétalos arriba. Esta representación se utilizó para decorar tumbas de mártires cristianos, y el sepulcro del apóstol Santiago se adornó igualmente con flores de loto, aunque de ella nos ha quedado poco más que unos dibujos realizados a finales del siglo pasado.
 
 
En las cosmogonías de la India aparece flotando sobre las aguas la flor de loto, flor de vida y de luz. El sol, la luna y las estrellas son las flores del jardín celestial. El loto de agua representa el órgano generador femenino de la diosa madre benevolente y universal. Lakshmi, vientre de la creación y sede de la divinidad y del poder espiritual. En el yoga tántrico, el simbolismo del loto se extiende a los centros del cuerpo que corresponde a deidades concretas y aspectos del macrocosmos.

Los griego suponían que el loto procedía de la transformación que experimentó la ninfa Lotis al creerse perseguida por Príapo (para hacerse una idea del terror de la ninfa, este dios rústico de la fertilidad es el que ha dado nombre a una afección llamada priapismo (sumamente dolorosa en la que el pene no baja su erección durante más de 3 ó 4 horas). La figura del dios Príapo presentaba una permanente y desproporcionada erección.

Una leyenda griega nos asegura que existió una isla cuyos habitantes comían con fruición esta flor. Algunos investigadores creen que no es otra que la isla tunecina de Jerba y sus habitantes eran los lotófagos, fabuloso pueblo del norte de Africa que obsequia a los visitantes con la fruta del loto, lo que les producía un completo olvido de pasado y un estado de felicidad total. Su referencia literaria aparece en Homero cuando en su Odisea nos cuenta que Ulises, regresando de Troya, hace parada y fonda en esta isla.
 
"Desde allí, dañosos vientos lleváronme nueve días por el Ponto, abundante en peces, y el décimo arribamos a la tierra de los lotófagos, que se alimentaban con un florido manjar. Saltamos a tierra, hicimos aguada y pronto los compañeros empezaron a comer junto a las veleras naves. y después que habíamos agotado los alimentos y la bebida, envié  a algunos compañeros para averiguar cuales hombres comían el pan de aquella tierra. Fuéronse pronto y juntáronse con los lotófagos que no tramaron ciertamente la perdición de nuestros amigos, pero les dieron a comer el loto y cuantos probaron este fruto , dulce como la miel, ya no querían llevar noticia ni volver, antes deseaban permanecer con los lotófagos, comiendo loto, sin acordarse de volver a la patria."
 
Para otros autores, como Carlos Mendoza, los lotófagos serían los indígenas del golfo de la Sirte (en Libia), que aún hoy se alimentan con el fruto del Ramnus Lotus, siendo una especie de azufaifa.
 
Para terminar, quiero contarles un cuento hindú:
 
Érase una abeja, que volando de flor en flor, se fue alejando de la colmena y cuando se quiso dar cuenta, mientras saboreaba el dulce néctar de un loto, ya era de noche. Al hacerse la oscuridad, el loto se plegó sobre si mismo y se cerró, quedando la abeja atrapada en su interior. Desesperada esta dijo para sí:
"No importa. Pasaré aquí toda la noche y no dejaré de libar este néctar maravilloso. Mañana en cuanto amanezca y el loto se abra, iré en busca de mis familiares, amigos y vecinos para que vengan también aquí a probar este manjar tan agradable. Seguro que les va a hacer muy felices y ganaré méritos. Además me dedicaré a fabricar miel y podré venderla y obtener muchos beneficios a cambio de ella."
 
En esas meditaciones estaba la abeja cuando un enorme elefante hambriento pasó por el paraje e iba engullendo todo aquello que se hallaba a su paso. Súbitamente tembló el suelo a su lado. El elefante comió el loto, y la abeja, embriagada en sus libaciones y enfrascada en sus proyectos, apenas tuvo tiempo de pensar. "este es mi fin".
 
Al filósofo chino Chen Tuen-yi (1017-1073), que vivió bajo la dinastía Sung, se le representó con una flor de loto en la mano porque consideraba que expresaba el enigma y secreto de todo el universo.
 


 
Fuente: Texto extraído del libro:
Historia Mágica de las Flores.
Autor: Jesús Callejo.
Editorial Martínez Roca.
 
 
 

0 comentarios:

Entrada destacada

RECETARIO BASICO CASERO A BASE DE HIERBAS Y PLANTAS MEDICINALES

  EMPLEO DE LAS PLANTAS MEDICINALES PARA DIVERSAS DOLENCIAS   Las partes de las plantas medicinales que se usan para alivio de di...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BUSCAR EN ESTE BLOG

Google+ Followers

  © Todos los derechos reservados Copyright Oficial © Begoña Rojo