PLANTAS MÁGICAS

domingo, 20 de julio de 2014

EL LAUREL PLANTA MÁGICA Y MEDICINAL


Las hojas y el fruto de Laurus nobilis, el laurel, aún son muy usadas como hierba culinaria y como remedio medicinal.
 
Esta planta de hoja perenne de la familia de las laureáceas, que es oriunda de la región mediterránea, no se menciona por su nombre en la Biblia. Es éste un hecho que no deja de sorprender, pues los antiguos israelitas sazonaban su comida con hierbas y especias, y es seguro que estaban familiarizados con las hojas de laurel.

 

Posiblemente el laurel sea el árbol al que se refiera el Salmo cuando dice:
 
“Extenderse como árbol vigoroso” (Salmos 37, 35).
 
Es interesante señalar que la Biblia de Casiodoro de Reina si menciona el laurel, y traduce así éste versículo:
 
“… y que se extendía como laurel verde”.


Nos encontramos ante un árbol de follaje persistente, de color verde oscuro, con tendencia a formar tupidos matorrales y que puede alcanzar hasta 10 metros de altura. Su tronco es duro, robusto; sus flores pequeñas y verdosas; sus frutos, de color azul negro.

El laurel es de ascendencia divina: era el árbol consagrado a Apolo, dios de las Artes y del Sol. En la antigüedad, para los romanos era el símbolo de la más alta distinción honorífica: con sus hojas se ceñía la frente de los cónsules victoriosos, de los orgullosos emperadores, de los héroes valerosos. Más tarde se hizo lo mismo con los poetas.


La palabra “laureado” viene de laurel; así era coronado aquel quehabía  terminado un determinado ciclo de estudios.

Apolo, el galán que cortejaba a la ninfa Dafne, al comprobar su fracaso, le dijo entonces:
“Si no puedes ser mi amante, me serás consagrada eternamente. Tus hojas estarán siempre verdes y con ellas me coronaré”.

Así se consiguió que la ninfa Dafne y el laurel pasaran a ser una misma cosa y se consagrara éste árbol de hoja perenne al dios Apolo.

 
La Pitia (sacerdotisa de Apolo) estaba encargada de entregar la respuesta de los dioses a aquellos que consultaban el famoso oráculo de Delfos. Antes de recibir la inspiración sacudía un laurel que crecía cerca y a veces masticaba las hojas con las cuales aparecía coronada. Se decía que la rama del laurel confería a los profetas la facultad de ver lo que estaba oscuro, y se creía que el árbol tenía la propiedad de producir un sueño de visiones.


John Evelyn dice:
“Los profetas y adivinos durmiendo sobre las ramas o lechos de las hojas, hallaban que el laurel estimulaba grandemente la fantasía y facilitaba seguras visiones y que lo primero era especialmente eficaz para inspirar el estro o entusiasmo poético”.

 
Desde tiempos de la Roma antigua se creía que éste árbol poseía poder para proteger contra golpes de relámpago, enfermedades, brujas, el diablo y la mala suerte.


   Cuando todos los laureles de un país se secan, es presagio de que el rey de aquel lugar morirá pronto. Es de mala suerte quemar madera de un laurel.

 Dice Dioscórides:

"Del laurel ay una especie que haze la hoja estrecha: y otra que la produze ancha; mas entrambastienen virtud de calentar y ablandar. Por donde su cocimiento, si se sientan sobre el, es muy util a las passiones de la madre, y de la vexiga. Sus hojas verdes, ligeramente constriñen: las quales majadas y puestas en forma de emplastro, valen contra las puncturas de las abispas, y abejas. Bevidas enternecen el estomago, y le provocan a vomito. Las vayas tienen mas fuerça de calentar, que las hojas (...) valen contra todos los humores que destilan al pecho. Instílase cómodamente su çumo como vino añejo, y azeyte rosado, contra la difficultad del oyr, y contra los dolores de los oydos. Mezclanse en laas medicinas que mitigan cansancio. La corteza de la rayz rompe la piedra".

 

"Consagraron los antiguos el laurel al dios Apolo: e con el se coronavan en los tiempos passados, todos los Emperadores de Roma: para el qual effecto (segun cuentan las romanas historias) un aguila enbiada de Iupiter, dexo caer en el regaço de Drusila, muger de Augusto, una gallina muy blanca: la cual llevaba en el pico un ramillo de laurel cargado de vayas muy olorosas. Coronavan tambien con laurel antiguamente a todos los vencedores: e como el olivo era señal de paz, ansi siempre el laurel significaba victoria. Todos los escriptores confirman, que el laurel jamas fue, ni puede ser, sacudido de rayo: por donde Tiberio Cesar, siempre que sentia tronar, se ponia en la cabeça una guirnalda Laurina: dado que en nuestros dias el año 1539, aqui en Roma se vio la contraria experientia, quando en el palatio del Duque de Castro, cayo un impetuosisimo rayo, e quebranto un muy hermoso laurel, lo cual se tuvo por muy infeliz agüero".

 
En nuestros días, el laurel ya no se ve en la frente de los poetas y de los todopoderosos, sino en los guisos, donde desempeña un papel de primera magnitud. En las zonas rurales, el laurel se utiliza para ahumar los jamones. No olvidemos tampoco que el laurel es un excelente antiséptico; antaño, en las épocas de las grandes epidemias, se quemaba laurel para alejar las miasmas circundantes. El laurel posee las virtudes del tomillo, de la salvia y del romero.
 

El laurel es aperitivo, eupéptico (facilita la digestión) y carminativo (elimina los gases del conducto digestivo). Conviene pues a los inapetentes y a los que padecen digestiones difíciles o pesadas. Es suavemente diurético, emenagogo (estimula la menstruación) y regulador del ciclo menstrual.
 
Aplicado externamente es muy efectivo como antirreumático y antiinflamatorio. El aceite de laurel y el bálsamo que se prepara con sus hojas se utilizan en fricciones para aliviar tortícolis, lumbalgias, ciáticas, torceduras de tobillos y otros dolores de huesos y músculos.
 
El aceite de laurel se prepara dejando macerar durante 10 días al sol 30 g. de hojas de laurel en un litro de aceite de oliva.
 
Para preparar el bálsamo antirreumático, se machacan 100 gramas de bayas de laurel y se hierven durante 10 minutos en un poco menos de medio litro de agua. Después se exprimen con un paño. Cuando se enfrían queda una capa de grasa flotando. Este es el bálsamo con el luego masajearemos las zonas doloridas. Lógicamente, este preparado no es comestible, las bayas del laurel son tóxicas para consumirlas.
 
El laurel se utiliza en dosis homeopáticas contra la tos, las palpitaciones, los dolores de estómago, los vómitos.
 



0 comentarios:

Entrada destacada

RECETARIO BASICO CASERO A BASE DE HIERBAS Y PLANTAS MEDICINALES

  EMPLEO DE LAS PLANTAS MEDICINALES PARA DIVERSAS DOLENCIAS   Las partes de las plantas medicinales que se usan para alivio de di...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BUSCAR EN ESTE BLOG

Google+ Followers

  © Todos los derechos reservados Copyright Oficial © Begoña Rojo